El significado de la unidad.

¿Es mi dinero o nuestro dinero?

 

            La degradación de la relación matrimonial en nuestra sociedad es cada vez más alarmante. Los estudios realizados para rastrear la fuente del fracaso en el matrimonio han demostrado que las finanzas son a menudo un factor importante. Esto implica que las finanzas sólidas son importantes para el éxito de un matrimonio. Es por eso que la comunicación sobre cualquier cosa relacionada con el dinero es esencial entre los cónyuges. La falta de cooperación en esta área conducirá a una mayor probabilidad de fracaso matrimonial.

Proverbios 24: 3-4 nos da los principios de comunicación que deben aplicarse entre los cónyuges: “Con sabiduría se edifica la casa, con prudencia se afirma y con ciencia se llenan las cámaras de todo bien preciado y agradable.”

 En estos dos versículos se describe la progresión ideal que debe tener lugar en la vida de una pareja casada. Esta progresión se describe mediante estas tres virtudes: sabiduría, comprensión y conocimiento.

Notamos aquí que esta progresión culmina con la promesa de “todo bien preciado y agradable” Aquí hay una alusión directa a la prosperidad, a la vida abundante, e incluso a la paz y la estabilidad financiera.

El consejo del rey Salomón en Proverbios debe aplicarse a todos los aspectos de una relación matrimonial. Sin embargo, está claro que las tres virtudes que enfatiza son particularmente cruciales con respecto a la gestión financiera. Cada virtud tiene un papel particular a partir del cual se generan estos tres principios:

 

  1. Edificar a través de la sabiduría
  2. Afirmar con prudencia
  3. Llenar de todo bien preciado con ciencia

Edificar a través de la sabiduría

            Tanto el esposo como la esposa aportarán su propia forma de administrar las finanzas al matrimonio. Los desacuerdos sobre este aspecto eventualmente causarán alguna forma de tensión. Es por eso que el consejo de Salomón es actuar sabiamente. Es en esta fase que debe prevalecer el buen juicio. Antes del matrimonio, puede estar satisfecho con la forma en que administra sus finanzas personales. Pero eso no significa que su enfoque anterior sea óptimo dentro de su matrimonio. Ambos cónyuges deben considerar individualmente la forma en que manejan sus finanzas y el impacto que creen que esto tendrá en su vida matrimonial. Idealmente, este ejercicio debe hacerse antes del matrimonio, durante el tiempo de cortejo, donde se deben hacer y responder las siguientes preguntas:

 

  1. ¿Estoy listo para decir que lo que estoy ganando ya no es mi dinero sino “nuestro dinero”?
  2. ¿Estoy listo para decir que las deudas de mi pareja también se convertirán en mis deudas?
  3. ¿Estoy listo para priorizar mis gastos en función de las necesidades de la pareja en lugar de mis necesidades o deseos individuales?

 

Una respuesta negativa incluso a una de estas preguntas podría resultar en una asociación financiera problemática dentro del matrimonio. No solo cada pareja debe conocer su posición personal en este aspecto, sino que también debe saber la de su futuro cónyuge. Es por eso que la buena comunicación y la transparencia financiera total entre los dos esposos es obligatoria, no solo durante el matrimonio, sino esencialmente antes del matrimonio.

 Afirmar con prudencia

            El verbo “afirmar” destaca la noción de permanencia y solidez. Es en esa fase que la necesidad de una buena comunicación y una transparencia financiera total entre los dos socios se vuelve esencial. Esto es lo que conducirá a una buena comprensión. Ambos esposos deben hablar abiertamente sobre el dinero siendo completamente transparentes y al mismo tiempo de mente abierta. Esta es la fase en la que la pareja trabaja junta en los números y llega a un acuerdo sobre el manejo financiero.

Paso 1: Cambiar de “mi dinero” a “nuestro dinero”

           

            Idealmente, todos los ingresos se deben poner en una canasta común. Esto es cuando la pareja habla de “nuestro dinero” y no de “mi dinero” o “tu dinero.”

 

            Hay tres escenarios posibles:

 

A

B

C

Ambos esposos ganan aproximadamente la misma cantidad

Ingreso de la pareja X: $4,000

Ingreso de la pareja Y: $4,200

Nuestro ingreso: $8,200

Uno gana más que el otro

Ingreso de la pareja X: $4,000

Ingreso de la pareja Y: $2,000

Nuestro ingreso: $6,000

Solo uno de los esposos gana dinero

Ingreso de la pareja X: $4,000

Ingreso de la pareja Y: $0

Nuestro ingreso: $4,000

Cualquiera que sea el escenario en el que se encuentre, debería haber un ajuste completo al hecho de que su ingreso ya no es el que se encuentra en la Columna A o la Columna B. Tenga en cuenta que en ninguno de estos tres escenarios hay una disminución en los ingresos del individuo. En la mayoría de los casos, habrá un aumento como se indica en la Columna C. La diferencia es que, en lugar de ser la única persona que administra el dinero, tendrá un socio con usted para hacerlo. Pero esto también significa que los dos socios serán responsables entre sí.

 

Paso 2: El pacificador

            El siguiente paso es decidir cómo y dónde distribuir sus ingresos. Aquí es cuando elaborará su presupuesto mensual.

Supongamos que tiene los siguientes grupos para su presupuesto (consulte Dynamic Steward, segundo trimestre de 2019):

Grupo 1

Grupo 2

Grupo 3

Grupo 4

La misión de Dios

Ahorros

Vivienda

Gastos básicos

20%

20%

30%

30%

 

 

Para la pareja casada, el presupuesto ahora tendrá un papel adicional que no tenía para ellos como solteros. El presupuesto ahora será el pacificador mientras ambos esposos:

 

  1. Elaboren juntos el presupuesto;
  2. Estén totalmente de acuerdo en la forma en que se distribuirá el dinero;
  3. Se comprometan a seguir el presupuesto estrictamente;
  4. Concuerden que cualquier modificación importante debe hacerse de común acuerdo;
  5. Comprenda que el presupuesto siempre es correcto una vez acordado.

 

 Las parejas que han tenido éxito en su matrimonio son aquellas que han aplicado principios de relación que conducen a la armonía financiera. Cuando se establecen pautas y se establecen límites, ayudan a mantener el compromiso matrimonial y la buena comunicación. Facilitará la comprensión de que ambos esposos tienen los mismos privilegios y responsabilidades cuando se trata del control de las finanzas.

 Llenar de todo bien preciado con ciencia

            Siempre debe haber un acuerdo mutuo para las decisiones tomadas por las parejas casadas. Sin embargo, las parejas pueden aceptar tomar decisiones equivocadas inadvertidamente o incluso a veces deliberadamente. El conocimiento es el factor clave que ayudará a evitar tales situaciones.

Dios, a través de su profeta, dice que su “pueblo fue destruido por falta de conocimiento” (Oseas 4: 6). Él quiere que cada persona conozca su Palabra porque, como dice el salmista, “Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino” (Salmos 119: 105). En cualquier aspecto de nuestra vida, la Palabra de Dios no debe ser descuidada; y esto es cierto incluso cuando se trata de la gestión de nuestros recursos financieros. Dirigir la atención a la Palabra de Dios es mostrar una completa confianza en Dios. Es por eso que en Malaquías 3: 10 Dios dice: “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi Casa: Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”

 Dios promete paz financiera a aquellos que lo ponen primero (ver Dynamic Steward, 3er trimestre de 2019). Pero muy a menudo, la realización de la promesa de Dios se ve obstaculizada por la falta de buenos comportamientos financieros, que pueden ser el resultado de una falta de conocimiento. Las parejas que anhelan un matrimonio exitoso deben buscar conocimiento financiero con el objetivo de adquirir conocimientos financieros para tener una buena comprensión en las siguientes áreas:

 

  1. Crear y seguir un presupuesto y la importancia de ahorrar (ver Dynamic Steward, 1er y 2do trimestre de 2019).
  2. El uso correcto de las tarjetas de crédito y la comprensión de las tasas de interés (consulte Dynamic Steward, tercer trimestre de 2019).
  3. Salir de la deuda.
  4. Invertir y ahorrar para la jubilación.

El conocimiento de la Palabra de Dios y sus promesas debe motivarnos a obtener conocimiento de los principios financieros, tanto antes como durante el matrimonio. Salomón no pudo decirlo mejor al afirmar que “con ciencia se llenan las cámaras de todo bien preciado y agradable.”

 

Murvin Camatchee

Murvin Camatchee (MBA, MDiv) es nativo de la República de Mauricio. Actualmente es el Pastor Principal de las iglesias adventistas del séptimo día en College Drive y The Ridge en la Asociación de los Estados del Golfo, EE. UU. Antes de venir a los Estados Unidos, Murvin fue el Tesorero y Secretario Ejecutivo de la Asociación de Mauricio

Alt Text
January–March, 2020

2020-23-1

All Articles Download PDF