En lealtad al capitán del equipo

¿Verdadero discípulo o pseudo-discípulo?

Si creciste en Monterrey, México, como yo, te importaba mucho el fútbol. Y si te importaba el fútbol y vivías en Monterrey, respaldaste a uno de los dos equipos: C.F. Monterrey o Club Tigre, pero no ambos. Aunque ambos eran equipos locales, un fanático que no podía decidir no era un fanático a los ojos de la mayoría de la gente, sino un pseudo-fan.

Hice mi elección por C.F. Monterrey en 1990, cuando tenía 13 años. Mi primo adulto mayor que yo, Poncho, me invitó a un partido entre C.F. Monterrey y los Millonarios de Colombia. Uno de sus amigos se retiró en el último momento, y fue una oferta que no pude rechazar. Cuando llegó el día del juego, Poncho y sus amigos llegaron en una camioneta, completamente vestidos en con el uniforme de C.F. de Monterrey, tanto la gente como el camión.

Una vez en el estadio, comenzó el partido. Aplaudimos, gritamos, cantamos y hasta estrechamos las manos de gente que no conocíamos y que probablemente nunca volveríamos a ver. En ese momento, mientras nos regocijamos por la victoria de C.F. Monterrey por dos goles, éramos una sola familia. Esa noche, me convertí en un autoproclamado fanático de C.F. Monterrey. En los años posteriores, C.F. Monterrey me ha traído tanto alegría como tristeza. Pero mi lealtad nunca ha flaqueado, y hasta el día de hoy llevo la camiseta de C.F. Monterrey con orgullo. Si quieres hacerte amigo al instante conmigo, pregúntame sobre mi equipo de fútbol favorito.

La adoración de un verdadero discípulo

En este punto, puede estar pensando: “¡Bonita historia, Tony! Pero, ¿qué tiene que ver con el discipulado o la mayordomía?” Bueno, el discipulado y la mayordomía, ambos aspectos de la adoración que como cristianos damos a Dios, se parece mucho más al fútbol de lo que piensas. En Monterrey, no solo amamos el fútbol. Nos encantó uno de los dos equipos de fútbol locales, pero no ambos. Lo mismo es cierto para los cristianos con respecto a Cristo y al mundo. Dios no quiere pseudo-discípulos, al igual que los clubes de fútbol de Monterrey no quieren pseudo-fanáticos. Dios quiere discípulos que le sean inquebrantablemente leales, y la Biblia deja en claro que los discípulos de Dios se distinguen por su adoración.

¿Cuál es la naturaleza de la adoración que distingue a un verdadero discípulo de un pseudo-discípulo? Primero, los verdaderos adoradores de Dios no ocultan nada. No comparten su adoración con nadie menos que no sea Dios, del mismo modo que el verdadero fanático de uno de los equipos locales de fútbol de Monterrey tampoco alienta al otro equipo. En segundo lugar, el verdadero adorador de Dios adora a Dios a través de acciones que hacen que sus lealtades sean obvias para el mundo que mira. Así como los verdaderos fanáticos de C.F. Monterrey usa los colores del equipo y decora sus vehículos con el equipo de C.F. Monterrey, los fieles cristianos hacen evidente su lealtad cada vez que interactúan con otros en el habla o la acción, y quizás lo más importante, en la forma en que disponen sus bienes terrenales.

Una de las cosas más importantes que distingue al verdadero discípulo del pseudo-discípulo es el reconocimiento de que todo lo que posee proviene de Dios, así como su disposición a ponerlo a disposición de Dios. En el Antiguo Testamento, esta actitud se expresaba a través del sacrificio. La adoración a través del sacrificio vino primero, no de último, como vemos en Génesis 8: 20. Lo primero que hizo Noé cuando dejó el arca fue edificar “un altar a Jehová, y tomando de todo animal limpio y de toda ave limpia, ofreció holocausto en el altar.” Tales actos de sacrificio eran adoración para los creyentes del Antiguo Testamento, como se ve en Génesis 22: 5, donde Abraham dice a sus siervos: “Esperad aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros.”

La Exclusividad de la adoración

Entonces podemos ver en estos ejemplos que la adoración no es una idea, o incluso un sentimiento, sino más bien una acción, una acción que se deriva del reconocimiento del adorador de la gloria de Dios, y de la absoluta dependencia y deuda del adorador hacia él.

Otra cosa importante a tener en cuenta sobre la verdadera adoración del Dios verdadero es que es radicalmente exclusiva. “El Creador del universo es el verdadero y único objeto de adoración. Ningún hombre, ningún ángel, es digno de adoración. Esta es la prerrogativa de Dios solamente. La creatividad es una de las características distintivas del Dios verdadero en contraste con las deidades falsas (Jeremías 10: 11-12).”[1] Solo Dios merece nuestra adoración. Nuestra adoración no tiene valor si se comparte con alguien u otra cosa.

La totalidad de la adoración

La naturaleza absoluta y total de la verdadera adoración se ve en los sacrificios hechos por los creyentes del Antiguo Testamento. Al presentar sacrificios a Dios durante los tiempos del Antiguo Testamento, la persona ponía todo el cordero en el altar, simbolizando la rendición de toda la vida a Dios. El apóstol Pablo explica la relevancia de esto para los creyentes del Nuevo Testamento: Por lo tanto, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto” (Romanos 12: 1).

Lo que dice el apóstol Pablo es que si no hemos entregado nuestra vida como un todo (lo que definitivamente incluye todo lo que Dios nos ha dado: tiempo, talentos, tesoros) realmente no hemos adorado, incluso si seguimos los movimientos de asistencia a la iglesia y la apariencia de una vida cristiana. Dios dice que quiere que presentemos nuestra vida ante él. Él llama a esto nuestra verdadera y apropiada adoración. Vemos que la verdadera adoración no es solo una cuestión de lealtad, sino ante todo una cuestión del corazón.

Donde está nuestro tesoro […]

Cuando visito los más de 170 grupos de iglesias a lo largo de la Asociación del Potomac y aliento a nuestros miembros a comprometer sus corazones con Jesús, me he dado cuenta de que dar diezmos y ofrendas es quizás el momento más revelador y polarizador en el servicio del sábado. Veo reacciones variadas, que van desde la alegría y el entusiasmo hasta la confusión interna y la evasión. Mucha gente parece recordar la necesidad de una hidratación adecuada y sale corriendo al dispensador de agua. Otros recuerdan ese texto urgente o llamada a la que deben responder justo en este mismo momento.

Nada revela más la verdadera naturaleza de nuestra relación con Dios que lo que hacemos con nuestro dinero. En un sentido muy real, nuestro dinero es nuestra vida. Piénselo: al menos un tercio de nuestro tiempo lo dedicamos a adquirirlo, un tercio de nuestras vidas realmente. Nuestro trabajo, aunque no siempre parezca significativo, hace uso de nuestros talentos dados por Dios para ganar ese dinero. Utilizamos la fuerza física y la resistencia que hemos recibido de Dios para utilizar nuestro tiempo y talento. Finalmente, como dice el viejo adagio, “Hay que gastar dinero para ganar dinero.” ¿Cuánto gasta en transporte hacia y desde su trabajo, por ejemplo? En Mateo 6: 21, Jesús dice “porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.” Uno podría decir con la misma facilidad “Donde esté tu tesoro, allí estará tu vida también."

¡Elige un equipo!

Elena G. de White declara: “En el universo hay tan sólo dos lugares donde podemos colocar nuestros tesoros: en la tesorería de Dios o en la de Satanás; y todo lo que no se dedica al servicio de Dios se pone en el lado de Satanás, y va a fortalecer su causa. El Señor se propone que los medios confiados a nosotros se empleen en la edificación de su reino. Sus bienes nos han sido confiados en nuestra calidad de mayordomos suyos para que los manejemos cuidadosamente y le llevemos los intereses en términos de almas salvadas. Estas almas a su turno se convertirán en mayordomos confiables que colaborarán con Cristo para estimular los intereses de la causa de Dios.”[2]

Hay dos bandos (o equipos, si lo desea) que solicitan un compromiso de por vida. Por un lado, Dios, nuestro Creador y Redentor; por el otro, el mundo, la carne y el demonio. Cuando devolvemos nuestros diezmos y ofrendas, le estamos diciendo a Dios: “Confío y te obedezco con mi vida,” y nos estamos comprometiendo con él como el único y verdadero objeto de nuestra adoración.

Entonces, ¿dónde está tu vida? ¿A qué o a quién la estás comprometiendo? ¿Estás tratando de apoyar a dos equipos? ¿Eres un pseudo-fan? ¿O el sello de Dios está impreso en todo lo que eres y todo lo que tienes, como (por ejemplo) los colores de C.F. Monterrey sobre la ropa y los vehículos del fanático verdaderamente comprometido? Si todavía estás tratando de decidir, Dios te está llamando a dar todo lo que tienes y eres para él. Confía en él. Lo hará más y mejor.

Es posible que desee hacer esto, y puede que se pregunte cuál es el primer paso. ¡Intenta devolver alegremente un diezmo y ofrendas fieles! Como Dios dijo en Malaquías 3:10: “‘Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.’”

 

[1] The SDA Bible Commentary, vol. 7, p. 828.

[2] Elena G. de White, Consejos sobre mayordomía, p. 39.

Tony Reyes

Tony Reyes ha trabajado durante los últimos 11 años junto con miembros de la iglesia y administradores en varios aspectos de la mayordomía. Actualmente se desempeña como director de Mayordomía para la Asociación del Potomac.

Alt Text
January–March, 2020

2020-23-1

All Articles Download PDF