By Gail Broeckel

Tres monos compartían un árbol en el bosque. El mono de las bananas siempre recolectaba bananas. El mono del maíz siempre recolectaba maíz. El mono del coco siempre recolectaba cocos. El mono de las bananas hacía pan, pudín y batidos. Probó todos los métodos que pudo pensar para hacer sus comidas más interesantes. Se estaba cansando de las bananas. El mono del maíz hacía maíz en mazorca, ensalada de maíz y salsa de maíz. Se tomó un tiempo extra para elaborar menús que fueran atractivos. Estaba tan cansado de comer lo mismo día tras día. El mono del coco hacía galletas de coco, pan de coco y helado de coco. No importaba lo que hiciera, solo deseaba tener otra cosa.

Un día, el primo del mono de las bananas los visitó desde el otro lado del río. Se llamaba el mono de las flores. Miró la pila de bananas, maíz y cocos. El mono de las flores dijo: “¿Alguna vez han intentado combinar sus comidas y combinar sus ingredientes o intercambiar sus artículos para que no coman lo mismo todos los días? Si solo tienen un tipo de alimento, ¿cómo harán desarrollar sus papilas gustativas? Parece que si trabajan juntos, pueden compartir sus dones individuales y disfrutar de una buena comida gratificante todos los días.”

Mi padre solía compartir esa historia con mi hermano y conmigo cuando estábamos creciendo. Tenía el don de contar historias. En la Primera epístola de Pedro 4: 10-11 dice:

Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

A veces, puede que no pensemos que tenemos un don para darle a Dios como adoración. No es necesario tener un título especializado y años de experiencia para tener un don. Todo lo que necesitas es el deseo de adorar a Dios con un talento que él ya te ha dado.

La amabilidad es un don que la mayoría de la gente ya tiene. ¿Tienes una mascota que significa mucho para ti? Probablemente la alimentas todos los días, la llevas a pasear y le cepillas el pelaje. La amabilidad es una forma de mostrar cuánto te preocupas por los demás. Incluso siendo tú mismo, puedes mostrarle a otra persona que es importante y que serías un buen amigo.

Gálatas 6: 2 dice: “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” Puedes usar tu don de amabilidad para ayudar a otra persona a sentirse mejor consigo misma. ¿Alguna vez has visto a alguien sentado solo en la cafetería o en el recreo? No hace falta mucho para que una persona se sienta mejor. Podrías decir: “Hola” u ofrecer jugar un juego con la persona. Podrías hacer que algunos de tus amigos se unan a ti y almuercen con la persona que está sentada sola. La mayoría de las personas solo quieren sentirse queridas y aceptadas. No tener muchos amigos o no tener el don de hacer amigos puede causar tristeza. Si tienes el don de la amabilidad, puedes ayudar a quienes te rodean.

La adoración no se lleva a cabo solo en una iglesia. Tu comportamiento puede ser un buen o mal ejemplo para los demás. Si eres una buena persona, puedes influir en los que te rodean simplemente siendo quien eres. Quizás tu don es la hospitalidad. Puedes hacer que otros se sientan bienvenidos en tu hogar o en un juego de pelota o una fiesta. Hechos 16: 33-34 habla de un carcelero que trajo gente a su casa y les preparó una comida. El simple acto de hospitalidad le trajo alegría. Puedes recibir alegría ayudando a otros. Una vez que lo hagas una práctica, te sorprenderás de cómo tus dones no solo pueden hacer felices a quienes te rodean, sino que también aumentarán tus bendiciones.

Dios se alegra cuando usas tus dones para ayudar a otros. Tu don podría ser dirigir personas o eventos. Puedes ser el capitán de tu equipo de béisbol. Podrías ser un gran ejemplo para tu clase simplemente siendo un buen atleta o líder. Si alguien no anota un punto, está bien. Si tu equipo gana o pierde, recuerda que es mejor no ser un mal perdedor o un jactancioso ganador. Si ganas, dale la mano, abraza a tus compañeros de equipo y diles qué gran juego jugaron. Si pierdes, estrecha la mano del otro equipo y diles lo feliz que estás de haber tenido la oportunidad de jugar con un grupo tan hábil. El espíritu deportivo puede ser tu don. Piensa en los atletas que han dado gracias a Dios y que le sirven simplemente por ser jugadores decentes. Cuando usas los dones con los que Dios te bendijo, lo estás adorando. Puede que no estés en una iglesia o sosteniendo una Biblia, pero todavía lo estás adorando.

Tus dones pueden ser la creatividad o el arte. Bob Ross fue un famoso pintor que hablaba con voz suave mientras creaba su obra de arte. Ross fue el anfitrión del programa de televisión instructivo The Joy of Painting [El Gozo de Pintar] desde 1983 hasta 1994. Era experto en tomar un lienzo y pintar una maravillosa puesta de sol, un jardín u otra creación para que la gente la disfrutara. Creo que su talento real era el amor. Era tan popular porque podía hacer que dibujar incluso una línea recta pareciera interesante. Explicaba lo que estaba haciendo con su pincel, y hacía comentarios entretenidos mientras creaba una maravillosa obra de arte. Mi familia todavía mira su programa. Nos encanta agregar comentarios mientras pinta un cuadro. Sus programas no son solo para artistas. Su trabajo se trataba sobre la comunidad, el contar historias y hacer que cualquiera se sintiera como si pudiera lograr algo. Filipenses 2: 3 dice: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos.” Bob Ross siempre fue amable y nunca jactancioso. Solía ​​burlarse de sí mismo. Falleció en 1995. Sus programas siguen siendo populares, y varias escuelas de arte de todo el país difundieron su estilo. Si usas tus dones creativos, no solo puedes construir una carrera maravillosa, sino que también puedes ayudar a otros.

Tal vez te preguntes: “¿Cuál es mi don?” Ni siquiera puedo lanzar una pelota o entender mi tarea de matemáticas. ¿Cómo puedo adorar a Dios con mis dones? Para responder esas preguntas, necesito preguntarte: ¿Qué te hace feliz? ¿Qué disfrutas hacer que te trae alegría? ¿Te gusta cocinar con uno de tus padres o abuelos?

Cuando era joven, la chef Amy Riolo solía cocinar con su abuela. Su objetivo era pasar tiempo de calidad con alguien que amaba. Su abuela compartió sus recetas y le mostró cómo preparar platos italianos especiales. Amy ha tomado su pasión por la cocina y la ha transformado en una carrera. Ha publicado nueve libros de cocina. Lleva a los estudiantes a recorridos culinarios y enseña clases de cocina en universidades y empresas. De esta manera, Amy básicamente compartía su pasión por cocinar con su abuela y comer de manera más saludable, y ahora tiene patrocinadores en todo el mundo y es una exitosa chef y autora. Es amable con todos los que conoce. Es algo natural para ella. En 1 Corintios 10:31 dice: “Si, pues, coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

Tu don no tiene que ser complicado. Si eres una persona joven que todavía vives en tu casa, puedes disfrutar ayudando a tu familia a organizar el garaje o limpiar después de una comida. Tu don podría ser la organización. Podrías comenzar ayudando a mantener la casa ordenada. Saca la basura, arregla tu cama o limpia la caja de arena del gato sin que te lo pidan. Toma la iniciativa de hacerlo tú mismo. Las bendiciones fluirán. Tus padres estarán orgullosos de ti. Los huéspedes quedarán impresionados con lo limpia que está la casa. Tu gato te amará por ayudarlo a tener un área limpia. En 1 Corintios 14: 40 dice: “Hágase todo decentemente y con orden.” Puedes usar tus dones cuando estés llevando los platos sucios al fregadero, ayudando a tu maestro a poner en orden el aula o doblando la ropa en casa.

Si tus padres te dan dinero por usar tus dones para ayudar en la casa, ¿por qué no comenzar el hábito de honrar a Dios y agradecerle su don pensando en él primero y devolviendo diezmos y ofreciendo ofrendas del dinero que recibes por tu ayuda?

Un don es un don, es un regalo. Grande o pequeño, tienes algo especial. Pregunta a tus padres o familiares cuál es tu don. Habla con tus amigos. Pregúntales qué tres cosas les gustan de ti. Toma esos dones y úsalos para hacer felices a los demás. Si traes alegría a alguien, alegras a Dios. Estás usando tu don. No tienes que hacerlo solo. Trabajar juntos es el mejor don de todos.

Gail Broeckel

Gail Broeckel

Gail Broeckel se graduó de la Academia Shenandoah Valley y la Universidad Adventista de Washington, donde es miembro de la junta de antiguos alumnos. Es gerente de redes sociales y gerente de marca. Ha trabajado para la Asociación del Potomac, el Hospital Adventista Washington, y Columbia Union College y ADRA International.

Media Block Image Alt

January–March, 2020

2020-23-1