By Jeanette Bryson

 En un entorno hospitalario, cuando un paciente está perdiendo la capacidad de respirar, se llama un código azul. Inmediatamente, los médicos, enfermeras y técnicos de varios departamentos del hospital acuden al paciente. El capellán llega y se queda quieto con los miembros de la familia mientras el paciente jadea por aire y los asistentes administran RCP y la intervención que sea necesaria para resucitar el corazón. El único deseo del paciente es respirar, vivir. Mientras el paciente está experimentando los intentos de devolver la vida que se está escapando, todo el sistema de la persona debe reanudar la respiración o se habrá ido.

 Mientras me entrenaba para ser capellán por primera vez (octubre de 2018 a abril de 2019), había mucho que aprender: cuándo escuchar, cuándo orar, cuándo apartar a la familia y cuándo concentrarse en el paciente. El fallecimiento de seres queridos y la aflicción de los presentes, incluso el  sentimiento de pérdida entre el personal del hospital, se ha quedado conmigo.

 Una simulación sobre la muerte cambió mi perspectiva, no solo de cómo ayudar a los pacientes y sus familias, sino de cómo vivir mi propia vida. La simulación involucró a los siete internos en nuestro grupo. Cada uno de nosotros recibió nueve pedazos de papel. Escribimos algo en cada papel, lo que nos permitió a cada uno de nosotros escribir tres nombres, tres sueños y tres objetos materiales. Luego nos llevaron a través de un proceso de cuarenta y cinco minutos que resultó en un diagnóstico que finalmente nos llevó al punto del código. A medida que nos acercábamos a nuestra muerte simulada, cada informe del equipo médico significaba que debíamos perder uno de los nueve: un objeto material, un sueño o una persona. Para seis de nosotros, el documento final tenía un nombre en la lista. A medida que enfocábamos todo excepto permanecer vivos, se nos pedía que pensáramos en cómo se leería nuestro propio obituario.

 Aunque solo fue una simulación, enfocar cosas materiales,personas y sueños, nos permitió pensar en nuestro ser interior y contentarnos solo con respirar y continuar vivos.

Enfocando todo hacia fuera

 Jesús dejó el cielo y todo lo que tenía para él. La historia del ministerio de Jesús en la tierra se puede encontrar en las Escrituras: la historia del amor, el dolor, la tristeza, la gracia y la alegría. Jesús aceptó el plan del Señor para su vida, y estaba contento. Mientras estuvo en la tierra, se enfocó en su misión de salvar a otros. Estaba satisfecho de que había hecho lo que se necesitaba y, en última instancia, murió en la cruz por nosotros.

 Así que nuestras vidas están llenas de estos mismos componentesde amor, dolor, tristeza, gracia y alegría. Si solo nos acercamos a Jesús, él estará con nosotros. Cuando enfocamos nuestros deseos y lo buscamos, podemos experimentar contentamiento y, en última instancia, gozo pleno. Esto resulta en el bienestar mental que proporciona la aceptación de nuestra misión de representarlo, y apreciar la vida y los dones que nos han sido dados. En ese punto nuestra calidad de vida mejora.

 Una de las historias más dramáticas de la Biblia acerca de cómo enfocar la vista solo en Jesús para mejorar la calidad de vida se encuentra en Lucas 13: 10-22.

 Una de las historias más dramáticas de la Biblia acerca de cómo enfocar la vista solo en Jesús para mejorar la calidad de vida se encuentra en Lucas 13: 10-22.

 Se cuenta la historia de una mujer encorvada. Esto es un tipo de enfermedad llamada cifosis, también conocida como redondeo, o jorobado, es una condición en la cual la columna vertebral en la parte superior de la espalda tiene una curvatura excesiva. Esta parte de la espalda, o región torácica de la columna vertebral, se supone que tiene una ligera curva natural.

 La mujer viuda vino a escuchar a Jesús. El registro no dice que ella vino a ser sanada. Sin duda, ella había tenido años de sufrimiento, preguntándose por qué tenía que padecer esta condición, soportar insultos, la incapacidad de mirar hacia arriba y ser constantemente una extraño. Cuando ella vino a ver a Jesús, estaba contenta de simplemente unirse a los que estaban juntos para verlo, aunque solo podía mirar al suelo y escuchar. Parece que Jesús sintió su presencia. Él la miró y la llamó hija de Abraham; y le dijo: «Mujer, eres libre de tu enfermedad » (Lucas 13: 12). Esto quiere decir que aquella mujer experimentó en su vida algo que solamente Jesus pudo hacer.

Un paso hacia la plenitud

 Se nos invita a venir al Jesús, a contentarnos con quienes somos, donde estamos y con lo que él nos ha dado, y él se glorificará en nosotros. Podemos experimentar un cambio  para mejorar la calidad de nuestras vidas.

 La Organización Mundial de la Salud define la calidad de vida como la percepción de un individuo de su posición en la vida en el contexto de la cultura y los sistemas de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones. Es un concepto de amplio alcance afectado de manera compleja por la salud física, el estado psicológico, las creencias personales, las relaciones sociales y su relación con las características más destacadas de su entorno.1

 Parker Palmer, en su libro Let Your Life Speak , habla que enfocarnos en nosotros mismos resulta en «inseguridad sobre la identidad y el valor» y limita nuestra calidad de vida.2  Centrarnos en Jesús nos da la idea de que no solo tenemos lo que necesitamos para una vida física, psicológica, personal y social  abundante, sino que también es suficiente para compartirla.

 La calidad de vida mejora cuando reconocemos nuestras fortalezas y debilidades y nos enfocamos en Jesús. Es posible que tengamos que ajustar nuestro pensamiento para que nuestra calidad de vida crezca a su máximo potencial. Podemos querer ser como Jesús en la historia del buen samaritano, pero podemos servir mejor cuando nos enfocamos en esas personas que Dios trae a nuestra esfera de influencia.

 Dios no cambia nuestras circunstancias; no obstante, él las atraviesa con nosotros. Él no apagó el fuego para los tres jóvenes hebreos ni sacó a los leones de la cueva cuando Daniel fue arrojado a ella, pero sí estuvo allí con ellos.

 Jesús caminó en la tierra y permitió que lo ultrajaran, bochornaran y escupieran; y luego, los últimos días que lo llevaron a la cruz, se fue solo para que no tuviéramos que transitar solos por la vida. Si nos acercamos a él, él estará con nosotros. Jesús nos ve tal como vio a la mujer encorvada.

 Si experimentas un código azul y necesitas una aceptación total de quién eres para Dios, entonces ora: Querido Señor, vengo humildemente ante ti. Necesito escuchar tu voz; quiero sentir tu presencia, y, lo más importante, deseo aceptar tu regalo en Jesús. Por favor, ayúdame a creer en ti; ayúdame a aceptar tu promesa de que nunca me dejarás  ni me abandonarás . Oro en el nombre de Jesús, amén.

 Entonces podremos experimentar en el corazón un profundo deseo de servir a otros en el nombre de Jesús. Y también haremos un uso sabio y desinteresado de nuestras vidas, cuerpos, talentos, tiempo y tesoros. Si lo hacemos, entonces la calidad de nuestras vidas continuará experimentando un crecimiento exponencial que glorificará a Dios.

1 Retrieved 05/12/19 from https://www.who.int/healthinfo/survey/whoqol-qualityoflife/en/.

2 P. J. Palmer, Let your life speak: Listening for the voice of vocation (San Francisco, Calif.: Jossey-Bass, 2000), págs. 85, 86.

3 E. O. Abbey, Return Unto Me: Wholistic Stewardship Training Manual (Tamale, Ghana: North Ghana Mission of Seventh-day Adventists, 2003), p. 16.

Jeanette Bryson

Jeanette Bryson

Jeanette Bryson, PhD, presidenta, Departamento de Educación de la Universidad Adventista de Washington y capellán en prácticas en el Hospital de la Universidad de Georgetown

Media Block Image Alt

July–September, 2019

CONTENTAMIENTO