Había una vez un hombre joven. Era inteligente y, si embargo, muy infeliz. ¿Tenía la nariz roja? ¿Pelo verde? ¿Orejas grandes? ¿Ojos extraños? Nadie puede decir. Ni una sola chica quería casarse con él. Ni un solo niño quería ser su amigo. Cierta vez, se presentó a una entrevista de trabajo y se le negó la entrada  Esto es tan injusto, pensó el joven cuando se iba, cabizbajo. ¡No elegí tener esta cara! Entonces recordó una canción de cuna que su madre solía cantarle cuando apenas era un niño: Lejos en el oeste, más allá de la tierra de los truenos, una montaña toca las nubes. Allí, la tierra se encuentra con el cielo estrellado. Dos hombres sabios, por dos respuestas... ¡Dime el camino!

«Debo encontrar esta montaña», dijo. «¡La escalaré y le preguntaré a los hombres sabios por qué nací con una cara tan fea!». Entonces se dirigió hacia el oeste. Caminó un buen rato.

Una tarde hubo una terrible tormenta. Retumbaron los truenos y los rayos atravesaban el cielo. El joven estaba empapado hasta los huesos. Vio una granja solitaria; Se animó y llamó a la puerta. Un anciano abrió. Parecía triste pero parecía no notar la cara fea de su invitado. Lo dejó entrar, le ofreció comida y lo invitó a sentarse junto al fuego, como lo haría por cualquier huésped preciado. Sin embargo, a la mañana siguiente, el anciano le preguntó:

«Perdóneme si me entrometo, pero me preguntaba qué hace un joven como usted en una tierra tan solitaria, lejos de la escuela». «Estoy buscando la montaña que toca el cielo. Dicen que uno puede encontrar la respuesta a todas las preguntas, y me gustaría saber por qué soy tan feo».

El anciano suspiró. «Todos tenemos nuestra parte de infortunios. Tengo una hija única, a quien amo más que a mi propia vida. Pero la pobrecita es muda. Por eso decidí vivir lejos del pueblo. No quiero que ella sepa que es diferente. Te ruego ahora, cuando encuentres la montaña, ¿podrías preguntar por qué mi hija no puede hablar?».

«Regresaré con la respuesta», prometió el joven cuando salía de la granja Ahora, el camino se hacía más estrecho, la montaña se acercaba y las nubes se acostaban. Pronto, la montaña estuvo frente a sus ojos, y el joven comenzó a escalar a través de las rocas escarpadas oscuras. No había un solo pájaro a la vista, a excepción de un águila que se elevaba de vez en cuando.

Luego, el joven se detuvo en una corriente profunda, rápida y turbulenta, que no podía ni vadear ni cruzar a nado. No había puentes o troncos de árboles alrededor. De repente, vio una oveja de pie cerca de un viejo bote, pero no había nadie a la vista. La oveja parecía enferma.

«¡Vaya! ¡Vaya! ¡Debes ser la primera criatura viviente que he visto desde que estoy aquí!», escuchó decir a alguien. El joven se estremeció al oír la extraña voz. Miró a su alrededor y, he aquí, había una anciana sentada junto a un arbusto.

«Me pregunto, ¿qué estás buscando en esta montaña desierta?».

«Debo llegar a la cima para hacer una pregunta», respondió el joven.

«¿Podrías hacer una pregunta por mí también?», imploró la mujer.

«¡Por supuesto!».

«¡Sube a mi bote, entonces! Soy una mujer vieja, sin hijos.

Solo tengo esta oveja, que he amado como a un hijo desde el día de su nacimiento. Pero no ha comido nada durante toda una semana, y esto me entristece. Es mi única compañera. No puedo permitirme perderla. ¿Preguntarás qué le está pasando a mi oveja, por favor?».

«Seguramente haré eso», prometió el joven mientras saltaba del bote al otro lado del arroyo. Finalmente, llegó a la cima de la montaña. Dos ancianos se pusieron en guardia y lo recibieron con una sonrisa.

«Dado que has avanzado mucho, tu pregunta debe ser muy importante», dijo uno de ellos. «Te permitimos dos preguntas».

El joven se inclinó respetuosamente ante ambos.

Pensó: ¡Si la anciana no me hubiera ayudado, nunca habría llegado hasta aquí! Así que hizo la pregunta: «¿Por qué la oveja y única amiga de la anciana está tan enferma?».

«Porque la oveja se tragó una esmeralda la semana pasada. La piedra la está enfermando», contestó uno de los sabios.

«Llévale esta hierba; la comerá y escupirá la piedra preciosa».

El joven se inclinó y agradeció al sabio. Estaba a punto de formular su propia pregunta cuando recordó al triste anciano que le había proporcionado refugio en la tormenta. Fue la primera persona en tratarlo de manera justa, sin burlarse de él. El hombre tenía una hija muda, que no podía reír, ni podía cantar. ¿No era eso peor que tener una cara fea?, pensó.

«La hija del anciano», preguntó, «¿por qué no puede hablar?».

«Porque el hombre de sus sueños es un hombre honesto y bueno, pero ella no lo ha conocido todavía», respondió el otro hombre sabio. Y ambos hombres desaparecieron en una densa niebla. Lentamente, con nostalgia, el joven bajó con dificultad. Junto al arroyo aguardaba la anciana.

«Tu oveja se tragó una piedra preciosa, y le está haciendo daño. Dale esta hierba para comer». La oveja comió la hierba y escupió la esmeralda. Ahora, estaba mejor. La mujer le ofreció al joven la esmeralda: «Ten. Guárdalo

como un recuerdo mío. ¡Te traerá buena suerte!».

El joven cruzó el bosque, bajó la montaña, y al caer la noche se encontró en la puerta de la granja del anciano. Allí,

en el patio, una joven con un precioso vestido de seda esparcía el grano para las gallinas.

La miró. ¡Se ve tan triste!, pensó.

Pero se imaginó cómo a su padre le encantaría saber que su hija volvería a hablar y se casaría con un hombre culto.

De repente, olvidó su propio dolor, porque no había podido hacer su propia pregunta. A toda prisa, llamó a la puerta.

«Bienvenido, mi Señor. Te estábamos esperando». ¡Qué sorpresa! La joven acababa de pronunciar sus primeras palabras. Su voz sonaba como el tintineo de campanas de plata. El joven estaba asombrado.

El padre saltó y bailó al escuchar la voz de su hija. Decidió que ella se casaría con el joven.

Mirando a los ojos amorosos de su joven esposa, el joven se dio cuenta de que no era tan feo después de todo. Su rostro se iluminó de alegría, y su sonrisa lo hizo brillar. Pronto, todos lo consideraron un hombre encantador. Sin embargo, nada había cambiado: tenía la misma nariz, el mismo cabello, las mismas orejas…

«Cuando te preocupas por los demás y los ayudas, también aprendes a amarte a ti mismo por lo que eres», concluyó el joven.

Esta historia es una versión revisada del cuento de Beatrice Tanaka, « Lamontaña con tres preguntas».

Media Block Image Alt

July–September, 2019

CONTENTAMIENTO