By Enslin Baxen

En nuestro mundo contemporáneo observamos materialismo desenfrenado, aumento de la corrupción y explotación flagrante de los pobres por parte de los poderosos. Una avalancha constante de anuncios en las redes sociales, televisión, radio, vallas publicitarias y revistas promueve la auto gratificación a expensas de todo lo demás. Esta actitud mundana hacia la vida parece estar ganando terreno sobre el principio cristiano de generosidad y solidaridad. La Biblia dice que en los últimos días, las personas, a pesar de afirmar ser piadosas, se amarán a sí mismas, al dinero y al placer más de lo que aman a Dios (2 Timoteo 3: 1-5). Esto ataca la esencia misma de la mayordomía. La mayordomía bíblica reconoce nuestra relación con Dios como propietario de todos los recursos, ya sean materiales o espirituales, y ve a los seres humanos como administradores de sus recursos. ¿Cómo sirve el mensaje de Dios en estos últimos días como un antídoto para el egocentrismo?

El Mensaje de los Tres Ángeles es el último llamado de Dios al mundo

Inmediatamente después de estos mensajes (ver Apocalipsis 14: 6-13), encontramos la cosecha de la tierra, que es la segunda venida de Jesús, descrita en Apocalipsis 14: 14-20. Se muestra a Dios haciendo todo lo que puede para salvar a los perdidos antes del cierre de la gracia. Curiosamente, estos mensajes enfatizan aspectos vitales de la mayordomía, hechos a medida para hacernos mayordomos fieles en esta generación.

Mayordomo Volador

Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, las palomas se usaron para llevar mensajes desde el frente de batalla hasta el cuartel general. En muchos casos, estas palomas mensajeras salvaron la vida de los soldados, algunas de las cuales recibieron medallas por su servicio fiel. “Cher Ami” fue una de esas palomas, que completó con éxito 12 misiones. En su última misión, perdió una pata y un ojo, pero aún así transmitió su mensaje.[1]

El primer ángel es visto “volando en medio del cielo con el evangelio eterno” (Apocalipsis 14: 6). Esto representa a los hijos de Dios como mayordomos que entregan correo aéreo desde el cielo. El mensaje es el evangelio eterno. Este evangelio eterno señala a Jesús, quien se humilló a sí mismo de dueño a mayordomo y fue fiel hasta la muerte en la cruz (Filipenses 2: 5). Elena de White hace la declaración sublime: “Colgado sobre la cruz Cristo era el evangelio.”[2] La “hora del juicio de Dios” (Apocalipsis 14: 7) nos recuerda que todos debemos rendir cuentas a Dios de nuestra mayordomía, incluida nuestra fidelidad al exaltar el evangelio eterno.

Mensaje del primer ángel y las cinco Tés de mayordomía (por sus siglas en ingles)

El mensaje del primer ángel se centra en la adoración. El tipo de adoración recomendado es uno que resuena con las cinco Tés de la educación de mayordomía:

  1. Verdad— a la iglesia remanente de Dios se le ha confiado la responsabilidad de ser mayordomos de la verdad, no de poseer la verdad sino de proclamarla. Elena de White insta a nuestra fidelidad al deber cuando amonesta:

Se nos ha confiado la proclamación del último mensaje de misericordia para el mundo, el mensaje que debe preparar a un pueblo para permanecer en el día de Dios. ¿Comprendemos nuestra responsabilidad? ¿Estamos realizando nuestra parte en la proclamación del mensaje? El tiempo presente abunda en intereses eternos. Debemos desplegar la norma de la verdad delante de un mundo que perece en el error. Dios llama a los hombres a reunirse bajo la bandera ensangrentada de Cristo, dar la Biblia a la gente, multiplicar reuniones de congresos adventistas en diferentes localidades, prevenir a las ciudades y enviar la amonestación cerca y lejos, por los vallados y por los caminos del mundo.[3]

  1. Tiempo— el llamado a adorar al Creador (Apocalipsis 14: 7) es un eco del cuarto mandamiento (Éxodo 20: 8-11), que nos manda recordar el sábado; recordar al Creador tanto del tiempo como del espacio. “De ningún otro talento que él nos haya dado requerirá más estricta cuenta que de nuestro tiempo. […] No tenemos tiempo para perder, ni tiempo para dedicar a los placeres egoístas, ni tiempo para entregarnos al pecado. Es ahora cuando hemos de formar caracteres para la vida futura e inmortal. Es ahora cuando hemos de prepararnos para el juicio investigador.”[4]
  2. Templo— hay una invitación para glorificar a Dios. El apóstol Pablo define nuestros cuerpos como el lugar para glorificar a Dios, como el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 19). En este sentido, de acuerdo con 1 Corintios 10: 31, nuestra ingesta, lo que comemos o bebemos, debe glorificar a Dios. Un estilo de vida poco saludable no solo afecta nuestra calidad y duración de vida, sino que es perjudicial para nuestra vida como adoradores de Dios.
  3. Tesoros— el llamado a “adorarlo” (Apocalipsis 14: 7) incluye adorarlo con nuestros diezmos y ofrendas. La asociación se aclara en la Biblia cuando dice: “¡Dad a Jehová la honra debida a su nombre! Traed ofrenda y venid delante de él. ¡Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad!” (1 Crónicas 16: 29). Nuestra adoración a Dios no puede compensar el robo de diezmos y ofrendas, porque ambos pertenecen al mismo paquete.
  4. Talentos— la capacidad de predicar el evangelio eterno es un talento dado por Dios. Hay diferentes maneras de predicar el evangelio para las cuales el Espíritu Santo da diversos dones espirituales (1 Corintios 12: 28-30; Efesios 4: 11). Los variados dones que da el Espíritu Santo son “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4: 12).

Mayordomo caído

El segundo ángel anuncia que Babilonia ha caído. La razón dada es “porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación” (Apocalipsis 14: 8). El vino contribuye a la caída de Babilonia. El vino representa falsedad y engaño (Miqueas 2: 11; Isaías 28: 7). Los mayordomos que se niegan a volar con y por la verdad caerán en el engaño. Elena de White confirma este punto de vista: “Satanás, con la cooperación de sus ángeles y los hombres malvados, desplegará todo esfuerzo posible para obtener la victoria, y parecerá estar teniendo éxito. Pero la verdad y la justicia saldrán de este conflicto, coronadas de triunfante victoria. Los que han creído en una mentira serán derrotados, porque los días de apostasía habrán terminado.”[5]

El enemigo sabía que los aliados estaban usando palomas mensajeras para comunicar la verdad de la situación en el campo de batalla. El enemigo disparó a las palomas mientras volaban para que cayeran, evitando así que se enviara el mensaje. Capturaron otras palomas y sustituyeron mensajes falsos por el mensaje verdadero. Estas palomas fueron liberadas para engañar y distraer al cuartel general.

La Palabra de Dios es el estándar para la verdad (Isaías 8: 20). Nuestro deber como mayordomos es tener fe y obedecer la Palabra de Dios. No se deje seducir por el enemigo para apostatar del movimiento remanente de Dios. El Espíritu de Profecía nos asegura que “es tan cierto que tenemos la verdad como que Dios vive; y Satanás, con todas sus artes y todo su poder infernal, no puede cambiar la verdad de Dios en mentira. Aunque el gran adversario procurará anular hasta lo sumo la Palabra de Dios, la verdad fulgurará como una lámpara encendida.”[6]

Mayordomo Fiel

El mensaje del tercer ángel pronuncia las graves consecuencias para aquellos que se niegan a ser mayordomos de Dios como se describe en el mensaje del primer ángel. El tema central será el culto a la bestia y recibir la marca de la bestia. Apocalipsis 13 nos da más información sobre lo que obligará a muchos creyentes a abandonar la verdad por una mentira. Juan, con una visión profética inspirada, revela: “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente, y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviera la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre” (Apocalipsis 13: 16-17). Será el amor al dinero, la codicia de las posesiones materiales y la dependencia de las cosas de este mundo lo que obligará a muchos a apostatar. Satanás incluso le presentó a Jesús la misma tentación en el desierto. Prometió darle a Jesús el mundo si lo adoraba (Mateo 4: 8-9). Jesús sabía que el mundo no era propiedad de Satanás. No tomó el camino fácil, pero se mantuvo fiel a Dios.

Por lo tanto, es vital para nosotros confiar en Dios como el dueño de todo. Esto nos llevará a la fidelidad en los diezmos y las ofrendas en todas las circunstancias. Resista la tentación de usar los diezmos y las ofrendas de Dios para pagar sus deudas. No incurras en ninguna deuda con Dios.

El mensaje de los tres ángeles concluye con una nota triunfante, que describe a los mayordomos que han resistido. Describe a estos fieles como aquellos que guardan los mandamientos y tienen la fe de Jesús. El apóstol Pablo en 1 Corintios 4: 1-2 confirma lo que Dios quiere de sus mayordomos al decir: “que los hombres nos consideren como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, lo que se requiere de los administradores es que cada uno sea hallado fiel”.

Los mayordomos fieles que conocen, predican y apoyan el evangelio eterno participarán en la recompensa de la vida eterna. Elija ser un mayordomo más fiel que las palomas mensajeras que volaron a través de zonas de conflicto para entregar la verdad. Persevere a pesar de la oposición del enemigo, reconociendo que la batalla no es suya sino del Señor. No acepte un mensaje falso que pueda llevarlo a usted y a otros, a través de su influencia, a perder la batalla. No deje que las balas de engaño del enemigo lo hagan caer. Un día pronto Jesús vendrá, y todos los mayordomos fieles de Dios volarán a casa para escuchar el elogio: “Bien, buen siervo fiel.”

Enslin  Baxen

Enslin Baxen era médico científico antes de recibir el llamado al ministerio pastoral a tiempo completo. Está casado con Lee-Ann y tiene un hijo y una hija adolescentes. Actualmente está completando su MDiv en la Universidad Adventista de África en Kenia. Pastorea un distrito de varias iglesias en Johannesburgo, Sudáfrica.

 

[1] “War Pigeon [Paloma de Guerra],” Wikipedia, consultado el 7 de noviembre de 2019, https: //en.wikipedia.org/wiki/War_pigeon.

[2] Ellen G. White, Manuscript Releases, vol. 21, n.d., p. 37.

[3] White, Review and Herald, Apr. 18, 1912, par. 3.

[4] White, Palabras de vida del gran Maestro, p. 277.

[5] White, Selected Messages, vol. 3, p. 393.

[6] White, Maranatha, p. 131.

Enslin Baxen

Enslin Baxen

Enslin Baxen era médico científico antes de recibir el llamado al ministerio pastoral a tiempo completo. Está casado con Lee-Ann y tiene un hijo y una hija adolescentes. Actualmente está completando su MDiv en la Universidad Adventista de África en Kenia. Pastorea un distrito de varias iglesias en Johannesburgo, Sudáfrica.

Media Block Image Alt

January–March, 2020

2020-23-1