By Philippe Aurouze

Pablo avanza con un objetivo en mente, pero es conducido a tener un encuentro personal con Cristo en el camino a Damasco, y su vida cambia drásticamente. Encontramos la narración de su conversión en el libro de los Hechos tres veces (Hechos 9: 3; 22: 6 ; 26 : 12-18), dos de las cuales son el testimonio del apóstol. El describe su nueva vida, y su obediencia al mandato de Jesús: «Me he aparecido a ti con el fin de designarte siervo y testigo de lo que has visto de mí y de lo que te voy a revelar. Te libraré de tu propio pueblo y de los gentiles. Te envío a estos para que les abras los ojos y se conviertan de las tinieblas a la luz, y del poder de Satanás a Dios, a fin de que, por la fe en mí, reciban el perdón de los pecados y la herencia entre los santificados» (Hechos 26: 16-18). Al pedir ser juzgado directamente por César (Hechos 25: 11), Pablo puede regresar a la capital del imperio. Planea perseguir su objetivo de ir a evangelizar a España como menciona en su Carta a la iglesia de Roma (Romanos 15: 28-32). Desafortunadamente, sabemos el final de la historia. El arresto de Pablo, su cautiverio y su condenación anularán sus planes. Sin embargo, es desde su celda que escribe esas maravillosas líneas: «Alégrense siempre en el Señor; otra vez diré, ¡regocíjate! » (Filipenses 4: 4).

 Mantenido cautivo, condenado y casi muerto, el apóstol anima a todos y cada uno a regocijarse. ¿Método de autopersuasión o espíritu de satisfacción en cada circunstancia? Ni una sola duda con su testimonio: «No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipenses 4: 11-13).

 Para confiar en Dios todo el tiempo, esto es lo que no solo el apóstol sino también los israelitas aprendieron durante su viaje por el desierto. De hecho, después de salir de Egipto, la gente se encuentra en el desierto. Olvidando la liberación por la mano divina, claman de sed y hambre: «Ojalá hubiéramos muerto por la mano del Señor en la tierra de Egipto, cuando nos sentamos junto a las ollas de carne y comiéramos el pan a plenitud, porque nos has sacado a este desierto para matar a toda esta asamblea con hambre» (Éxodo 16: 3). Una vez más, la bondad, la gracia y el amor de Dios serán revelados. No solo envía carne más allá de sus expectativas (Éxodo 16: 22), sino que también envía pan del cielo, llamado maná (Éxodo 16: 15).

 Debemos considerar cuidadosamente la experiencia de los israelitas con el maná. Primero, es necesario evaluar las necesidades de cada uno: «Reúnanse, cada uno de ustedes, todo lo que pueda comer», sin dejar de considerar a sus dependientes (Éxodo 16: 16). Todavía se requiere compartir. No demasiado, no muy poco, pero en la cantidad justa, aquí está el resultado (Éxodo 16: 18). Segundo, queriendo acumular por razones diversas, pero principalmente por temor a perderlo todo, el temor del mañana se reduce a no confiar en Dios. ¡El maná se volvió malo durante la noche, a excepción del maná guardado para el sábado! (Éxodo 16: 20). En tercer lugar, a pesar del milagro provisto, el espíritu de cansancio y amargura impregna a la gente. «Ahora la rabia que estaba entre ellos tenía un fuerte antojo. Y el pueblo de Israel también lloró de nuevo y dijo: “¡Oh, que comiéramos carne! Recordamos los pescados que comimos en Egipto que no cuestan nada, los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos. Pero ahora nuestra fuerza se ha secado, y no hay nada en absoluto excepto este maná que verˮ» (Números 11: 4-6). Finalmente comerán carne «hasta que salga por la nariz y se vuelva repugnante » (Números 11: 20). Es lamentable que los israelitas no valoraron la gran bendición que el Señor quizo darles.

 Pero, ¿qué hay de nosotros, y de mi? ¿Qué estado de ánimo he desarrollado ante los acontecimientos de la vida, tanto de los problemas como de las bendiciones? ¿Un espíritu de satisfacción y de progreso, o de egoísmo y egocentrismo?

 Elena G. de White escribe: «Noventa y nueve de cada cien problemas que amargan tan terriblemente la vida podrían haberse ahorrado con el ornamento de un espíritu manso y pacífico […]. Es cierto que hay quien es más apasionado que otro, pero ese espíritu nunca puede estar en armonía con el espíritu de Dios. El hombre natural debe morir y el nuevo hombre, en Cristo Jesús, debe apoderarse del alma para que el seguidor de Jesús pueda decir en verdad: “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”» (Testimonios para la iglesia , t. 4, p. 342). Nuestro Dios desea que cada uno desarrolle un espíritu de satisfacción, de gratitud, de progreso para considerar la vida de manera diferente. Este es el propósito del Ministerio de Mayordomía. Al poner a Dios primero, es decir, al ponerlo a él en el centro de nuestras vidas, nuestras vidas cambiarán.

 Nuestro Dios nos cuida hoy como lo hizo con el pueblo de Israel y el apóstol Pablo. Jesús les dijo esto a sus discípulos en el Sermón del Monte (ver Mateo 6: 25-34). Ahora nos toca a nosotros desarrollar una verdadera confianza en él. Esto significa cambiar nuestra perspectiva en la vida cotidiana,  en lo que Dios nos provea en cada momento: sea mucho o sea poco. Además, el sabio Salomón dijo: «Solo dos cosas te pido, Señor; no me las niegues antes de que muera: Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riquezas sino solo el pan de cada día. Porque teniendo mucho, podría desconocerte y decir: ¿Y quién es el Señor? Y teniendo poco, podría llegar a robar y deshonrar así el nombre de mi Dios» (Proverbios 30: 7-9).

 Tener un espíritu de contentamiento significa regocijarse en el Señor en cada ocasión, en cada momento no importa  las circunstancias. Tener un espíritu de contentamiento significa estar al tanto de las necesidades ajenas para satisfacerlas en la medida de nuestras posibilidades. Tener un espíritu de  contentamiento significa elegir la vida sobre la muerte (ver Deuteronomio 30: 19). Tener un espíritu de contentamiento  significa «no estar conformado a este mundo, sino ser trans-formado por la renovación de tu mente, para que al probar puedas discernir qué es la voluntad de Dios, qué es bueno, aceptable y perfecto» (Rom. 12: 2)

 Como seguidores de Cristo, podemos prosperar en todos los aspectos, como el apóstol Juan deseó a su amigo (ver 3 Juan 1: 2) y recibir vida en abundancia (Juan 10: 10).

1 Todos los textos bíblicos están tomados de la NVI: Nueva Versión Internacional - Español

2 Ellen G. White, Testimonies for the Church, vol. 4, p. 348.

Philippe Aurouze

Philippe Aurouze

Philippe Aurouze es el tesorero y director de Ministerios de Administración y Ministerios de Necesidades Especiales de la Asociacón de la Unión Franco-Belga.

Media Block Image Alt

July–September, 2019

CONTENTAMIENTO